El asedio a Ulldecona en 1465

por Eduardo Ferreres Castell.


   El día 20 septiembre de 1465, víspera de la festividad de Sant Mateu Apóstol y después de un fuerte asedio, por fin cae Ulldecona que se encontraba en manos de los sublevados catalanes con el apoyo de los portugueses.

   La caballería montesiana, al frente de ella su Gran Maestre frey Luis Despuig, uno de los capitanes generales de los ejércitos de la Corona de Aragón, adalid del rey de Aragón don Juan II, padre del príncipe don Fernando de Aragón, toma Ulldecona, independiza a La Cenia de Ulldecona y es nombrado Baile de la villa.

   Nos dice la historia que por esas fechas se encontraba en Sant Mateu el joven príncipe Ferrán que contaba con 13 años de edad, así como la familia real al completo, ya que el Asedio de Ulldecona, el de Amposta y la rendición de Tortosa, obligaba al rey a permanecer por estas tierras y establecer su cuartel general en Sant Mateu.

   En mi novela Ferran..., lo princep, sitúo a Ferrán en el Asedio de Ulldecona, su presencia imponía ánimo a los montesianos para tomarla.

   Expongo un pequeño fragmento novelado de aquel 20 de Septiembre de 1465.

   "Al llegar a Sant Mateu, ya al atardecer, Ferran, Alfons y la tropa se sorprenden de que un numeroso gentío situado frente a la puerta del Palacio los reciben con grandes vítores y aplausos. No faltaban las dulzainas, ni tampoco el volteo general de campanas que anunciaba la victoria realista sobre Ulldecona. Johana, desde la ventana de la cocina, estaba pendiente de la llegada del príncipe. Cuando aparecen, Ferrán la ve y le saluda con la mano. Ella le tira un ramo de flores que recoge Ferrán mostrándolo victorioso. Antes de entrar, el príncipe desenvaina la espada y levantándola en lo más alto, exclama ante la multitud: ¡¡¡ Victoria per Arago !!! ... ¡¡¡per Valencia!!! ... ... ... ¡¡¡ Victoriaaaaaaaaaaa !!!.......

   Los sanmatevanos congregados, no dejan de lanzar vivas a los reyes y al príncipe, todo un espectáculo de victoria y grandeza de las tropas montesianas".

   Al día siguiente 21 de septiembre, correspondía celebrarlo en la Arciprestal y dar gracias al Patrón Sant Mateu por la victoria conseguida. Reflejo de nuevo la celebración del Santo desde la posible vivencia novelada.

   "Entran en la Arciprestal acompañados por los cánticos de los hermanos predicadores, que entonaban un magnifico te deum " a ti, Dios ", grandioso himno ambrosiano que se interpreta en los actos mas solemnes, como es esta ocasión, con la presencia de su augusta alteza, el príncipe don Fernando de Aragón. Este se situó en el lado del Evangelio. A su lado, un poco distante, el maestre y comendadores de la Orden de Montesa. La iglesia estaba abarrotada de gentes agradecidas al santo patrón por la victoria conseguida en Ulldecona.

   El príncipe todavía no había contemplado la hermosura de la arciprestal ni sentido el intenso olor a rosas silvestres, lenticius, romero; los aromas del campo irrumpían con fuerza como queriendo superar al incienso clásico en estas solemnes ceremonias, que también hacia acto de presencia. Desde su posición, su cabeza no daba sosiego visionando continuamente las filigranas góticas de sus alargados ventanales, como queriéndose enlazarse con los cielos; espectacular ábside con sus vidrieras cargadas de colores púrpura, que con los rayos del sol irrumpían con fuerza en aquella soleada mañana como queriendo participar también de la ceremonia. Un colorido digno de las mejores catedrales del reino, buena aportación la de la familia Rossi, años atrás comerciantes de la lana, por su financiación de este ábside precioso, sus armas acompañan el precioso rosetón, la joya más preciada, fastuoso cirterciense.

   Finalizada la misa, muy solemne, el príncipe y el maestre, así como los comendadores, quisieron participar en una procesión al Santo Patrón. La encabezaba una representación de tropa montesiana a caballo con sus mejores galas, que abría el trayecto entre la multitud de gente arracimada en la plaza Mayor. Seguían los danzantes con las dulzainas; los gremios de la villa llevaban con orgullo sus estandartes con una impresionante explosión de colorido. Entre ellas destacaba la de los comerciantes de la lana, la familia Rossi al completo, luciendo ricos damascos, collares de oro y piedras preciosas. También la de los Datini, la familia de los Luca de Sera, elegantemente vestidos al estilo toscano. Destacaba la familia del mercader Comi, numerosos estandartes, el patriarca don Francesc Comi y toda su familia, con la cruz de plata dorada y esmaltada con figuras del antiguo testamento, una joya que regalaron sus antepasados a la arciprestal; vestían una majestuosa túnica roja carmesí con cola y bonete toscano, también rojo, acompañado de dos grandes cirios de plata. Los gremios con sus respectivas banderas de, armeros, perayres, canteros, orfebres, panaderos, labradores, carpinteros, herreros, los frailes del convento de Predicadores, con su prior; multitud de niños y niñas ataviados de angelitos portando un pequeño libro y una pluma, simbolizando el ángel del Apóstol Sant Mateu, seguidos por la imagen del Santo, preciosa talla gótica de piedra y policromada.

   El santo patrón Sant Mateu, era llevado a hombros por 16 sanmatevanos. Detrás, los comendadores, con su estandarte montesiano y los seguían los jurados con la bandera de la villa, un ángel sedente. Presidiendo la procesión, el joven príncipe Ferrán lucía una preciosa túnica dorada también con lujosos collares y joyas, con capa roja carmesí respetando el color del apóstol, de las armas reales y de la villa, flanqueado por el justicia y el maestre de Montesa con sus mejores galas. Las ventanas de las casas engalanadas con flores, todas ellas góticas ojivales, en el suelo de las calles, un manto de " murta ", hiedra, romero y matisa cortado en pequeños trocitos y pétalos de flores silvestres que emanaban un perfume oloroso magnificando la solemnidad del acto religioso. Las campanas al vuelo sin parar durante todo el trayecto; desde el palacio se disparaban bombardas que animaban el ambiente festivo. Una procesión histórica, difícil de olvidar para la villa de Sant Mateu... ... ...".

   Que pasen un buen día.

© Copyright E.F.C. - 2020

http://www.chert.org


www.000webhost.com