La Peste

por Eduardo Ferreres Castell.


   De nada nos ha servido luchar contra esas pandemias mortíferas de siglos pasados. Cuando por fin se erradicaron, ahora salen de los laboratorios y a la carta, "hay demasiadas personas en el mundo", dicen, pues ala a la faena, ya ni hacen falta guerras, alguien decide por nosotros, como siempre.

   Aunque la peste apareció a través de los siglos pasados en diversas ocasiones y cuando menos se la esperaba, solo son citadas a través de la historia dos pandemias que al parecer, fueron notorias, mortíferas y de extrema crueldad en esta comarca...

   La primera tuvo lugar a mediados del siglo XV en el reinado de Juan II. En Sant Mateu estaban convocadas las Cortes del Reino de Valencia hacia unos años y requería cancelarlas. El rey ordena a su hijo el príncipe don Fernando "el católico" se traslade a Sant Mateu para clausurarlas pero, en el último momento se pospone por haber aparecido en la comarca unos brotes de peste, al parecer, de unas pieles procedentes de Argelia que se extendió poco a poco por todo el Maestrazgo dejando una estela de sufrimientos y muertes.

   La segunda pandemia de Peste aparece durante el asedio de Sant Mateu, allá por 1649. Un ejercito franco-catalán, en su afán expansionista, deciden apoderarse del Reino de Valencia.

   La villa de Sant Mateu fue sitiada por 3000 hombres y los defensores apenas contaban con 200 soldados, mas sus habitantes y ciudadanos llegados para reforzar el cerco de La Jana, Xert y Salsadella, con el Barón de Sembach al mando de todos ellos. Después de largos días de interminables bombardeos, pudieron abrir una brecha en el lienzo de muralla norte, entre el portal de Morella y el portal de Albocàsser.

   Cuando estaban a punto de entrar, alguien desde las almenas advirtió al enemigo de que la villa estaba totalmente infectada de peste. No lo pensaron dos veces, levantaron el asedio, campamento, ¿ "pies para que os quiero" ?, y se largaron con el rabo entre las piernas hasta el río Cenia, dejando en paz y tranquilidad al Reino de Valencia.

   En este asedio, tuvo lugar aquella leyenda de que los soldados franco-catalanes robaron las joyas y la corona de la Virgen de los Angeles, la patrona de Sant Mateu, al parecer, el rufián francés o catalán, no se sabe, al desprender la corona de la patrona quedo ciego y tuvo que reponerla de inmediato para recuperar la vista..., ¡eso dicen!.

   No era cierto de que la villa estaba apestada pues, con esa gran victoria se celebraron fiestas y se homenajeó con gran entusiasmo al héroe de esta inolvidable victoria valenciana, el Barón de Sembach.

   Cierto, más tarde, la pandemia de peste empezaba a extenderse por toda la comarca y la villa de Sant Mateu sucumbió de lleno a esta terrible peste.Más del 50% de su población murieron por esta plaga mortífera. El cementerio, antiguo calvario, se desbordó de tantas defunciones y como implorando a San Roque, el patrón de los apestados, se habilitó una fosa común junto a la ermita de San Roque y torre de su mismo nombre, denominado popularmente "L'hort de la Torre".

   Esta torre, desmochada, era una de las 6 altas torres que la historia nos cita, además del cerco amurallado con sus portales, esta situada a pocos metros de lo que fue el lienzo amurallado sur, desde donde se ofrecía protección para evitar la aproximación de los enemigos.

   Hoy, en estado lamentable, cubierta de hiedra y a punto de desplomarse por una profunda brecha en su parte trasera, todavía conserva restos a su lado de lo que fue la Ermita de San Roque.

   No acaba aquí la peste, recuperado Sant Mateu con la mitad de sus habitantes, se ofrecieron voluntarios para socorrer y ayudar a la villa de La Cenia que estaba todavía en plena pandemia.

   Esta muestra de solidaridad de todo un pueblo, sirvió para que, desaparecida ya la pandemia, la villa de La Cenia en agradecimiento a la generosidad de los sanmatevanos concedieran a la villa de Sant Mateu, prioridad para moler el trigo en los molinos ubicados en el río Cenia.

   ¿Que la historia no sirve para nada?, ¡bueno!... ¡bueno!... después no se sorprendan con lo que tiene que venir.

   Sea, como sea, como siempre, aquí estamos todos para tirar del carro y lo que haga falta..., ¿o no?.

© Copyright E.F.C. - 2020

http://www.chert.org


www.000webhost.com